Monday, November 7, 2011

Los derechos humanos son también los derechos del Sur

Las niñas a clase
El debate de la universalidad de los "derechos humanos" contrasta con algunas posturas que consideran que estos derechos representan valores y conceptos esencialmente occidentales. En todo caso su aplicación en  sociedades no occidentales han sido canalizados a través diferentes proyectos de desarrollo financiados por el Norte e implementados en el Sur.

Hoy la Fundación Entre culturas (@entreculturas) transmitía en directo desde Madrid la presentación del informe «Las niñas a clase. Una cuestión de justicia». Rosa María Mujica explica la implementación de la educación en derechos humanos y en igualdad de género en el Perú gracias al trabajo de Fe y Alegría y el IPEDEPH (Instituto peruano de educación en derechos humanos y la paz) en escuelas rurales andinas en Quispicanchi (Perú) y la sensibilización a los derechos humanos a partir del sentimiento y el entendimiento.

 ¿Son Universales los Derechos Humanos?

Shashi Tharoor  explica en el artículo  ¿Son Universales los Derechos Humanos? las objeciones de la aplicación de los derechos humanos como código universal. Una de las objeciones argumenta que todos los derechos y valores se definen y son limitados por las percepciones culturales; no hay una cultura universal, por lo tanto no hay derechos humanos universales. Algunos filósofos objetan diciendo que el concepto de derechos humanos está fundado en una visión individualista del hombre como un ser autónomo cuya necesidad mayor es estar libre de la interferencia del estado, investido, tal cual, con el derecho de ser dejado tranquilo. Además los "derechos humanos" podrían ser utilizados como antifaz para la intervención occidental en el mundo en desarrollo, es decir intervenciones Norte-Sur.
Existe también una visión de asimilación a través de los derechos humanos, como la de Cristóbal Gonzalo Carmona Calder, quien sustenta que estos valores serían utilizados como arma ideológica que complete la colonización de los pueblos indígenas.

Tharoor explica que al mismo tiempo no se puede decir que los derechos humanos “hayan sido impuestos” del Norte al Sur. Una variedad de países en desarrollo como India, China, Chile, Cuba, Líbano y Panamá tuvieron un papel activo e influyente en la definición de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Los principios de los derechos humanos han sido adoptados, imitados y ratificados ampliamente por los países en desarrollo.

Lo que no se siente no se entiende y lo que no se entiende no interesa

Rosa María Mujica escribe sobre la fórmula para integrar la visión occidental o universalista en derechos humanos e igualdad de género en sociedades rurales andinas en su artículo : « El curso básico con el que el IPEDEHP comienza el trabajo con los docentes rurales : Una ruptura epistemológica necesaria »

Rosana Quispe Foto: Entreculturas
Una capacitación a los maestros que integra por un lado el sentimiento y por otro lado la razón sería el vehículo para acercar la población rural andina a los derechos universales, entre ellos la igualdad entre niños y niñas. En el IPEDEHP, dice Rosa María Mujica, suelen repetir  la famosa frase de Don Simón Rodriguez (maestro de Simón Bolívar) “lo que no se siente, no se entiende" añadiendo una segunda parte "lo que no se entiende, no interesa”. Así, sentir  las alegrías, las tristezas e injusticias vividas, primero, y entenderlas luego, es imprescindible para la educación en derechos humanos en sociedades no occidentales, en este caso, en el medio rural andino.

A través de esta educación se consigue una “transformación de las prácticas pedagógicas porque hemos sentido, hemos entendido y nos hemos interesado y comprometido con la construcción de un mundo mejor, de mejores relaciones, de más espacios de realización personal y social, con la posibilidad de la felicidad para todos, en especial para las niñas y los niños rurales andinos” sostiene Rosa María.

La iniciativa de educaciónen derechos humanos en Quispicanchi ha conseguido mejorar las relaciones de poder hombre-mujer. Los participantes a la presentación del evento reconocieron en las anécdotas que compartió Rosana Quispe, una de las mujeres que participa el proyecto, una disposición e implicación favorable por parte de la sociedad con la que trabajan  Fe y Alegría y el IPEDEPH.   Rosa María Mujica explicó que esto ha sido posible gracias a que : "son ellos quienes identifican el dolor y deciden cambiar”.