Friday, September 2, 2011

Sobre políticas europeas de integración e índices de “multiculturalismo”

El multiculturalismo, en medio del respecto al reconocimiento público de la diversidad y la integración ciudadana.


Thomas Huddleston, Coordinador de Investigación del MIPEX, Co-autor y analista de políticas del Grupo de Política Migratoria escribe un post (Are Europe’s policies becoming more multicultural?) en el blog de MIPEX sobre el debate surgido en el panel ”reacción contra el multiculturalismo” que tuvo lugar en la 18 ª Conferencia Internacional de europeístas de junio del 2011.

Una de las conclusiones del panel, fue que las políticas multiculturales se han mantenido o ampliado desde 1980 hasta 2010 en la mayoría de países de la OCDE, con excepción de Dinamarca y los Países Bajos. Ellos creen que los nuevos requisitos de integración cívica no son incompatibles con el multiculturalismo, siempre y cuando se apoye ( y no obligue) a los inmigrantes a tener éxito. Canadá por su parte ha optado por este modelo y lo lleva practicando desde hace más de un siglo.


El Prof. Ruud Koopmans del WZB Berlín presentó por su parte unos resultados que concluyen que la política se volvió más "inclusiva y multicultural" desde 1980 a 2008 en nueve países de Europa occidental (pero no Dinamarca). La tendencia al crecimiento de una política de integración "inclusiva y multicultural", se estancó después del 2002 en casi todos los 10 países. Su análisis sugiere que los factores electorales están conduciendo todos estos cambios. Según sus estimaciones, la extrema derecha y la influencia de los votantes migrantes es baja en Bélgica y Alemania y alta en Francia y Suiza. Se sugirió que la influencia ha sido históricamente alta de extrema derecha y baja para los votantes inmigrantes en Austria, Dinamarca y Noruega, pero baja para la extrema derecha y de calidad para los votantes inmigrantes en los Países Bajos, Suecia y el Reino Unido.

El voto inmigrante en España: El voto inmigrante es un factor que no escapa a los políticos. En Valencia, por ejemplo el Observatorio valenciano de la Inmigración ha publicado el informe: La influencia del voto de los nuevos valencianos en las elecciones municipales de 22 de mayo de 2011 que consiste en una previsión sobre la influencia del voto inmigrante en Valencia para las ultimas elecciones electorales. Así también muestra la presentacion: Influencia del voto inmigrante en elecciones 2011 ejemplos de la influencia del voto inmigrante paras las pasadas elecciones del 2007 en diferentes ciudades españolas.

Para el año 2010, la mayoría de los países de inmigración establecidos en el oeste y el sur de Europa (llamada "la UE-15 ') habían adoptado alguna forma de políticas “multiculturalistas”, que se refieren a dar soporte básico a inmigrantes a través de organizaciones cívicas y órganos consultivos, a través también de la educación intercultural, ofertando las lenguas y las culturas de los inmigrantes en las escuelas, la doble nacionalidad, la ciudadanía por nacimiento, la ley contra la discriminación y medidas específicas en el empleo y la educación.

En relación a las políticas “multiculturalistas”, la diferencia entre los países de la UE-15, y los países de la UE-12 ( entre ellos España y Portugal) es fuerte, ya que son nuevos países de inmigración. A pesar de la diferencia de experiencia en inmigración, ambos comparten políticas comunes, las leyes contra la discriminación se han creado y fortalecido en todos los Estados miembros de la UE debido a la legislación de la UE. Sus razones van más allá de los inmigrantes y las minorías étnicas, mientras que sus objetivos se centran en la igualdad de trato y la participación socio-económica.

¿Se puede medir el grado de multiculturalismo? Según Thomas Huddleston, tanto Rainer Bauböck del Instituto Universitario Europeo y Maarten Vink de la Universidad de Maastricht, proponen en esta conferencia una nueva forma de analizar el multiculturalismo, crear índices basados no sólo en las políticas. Los investigadores podrían colaborar aportando también un estudio sobre el multiculturalismo en los medios de comunicación, en los discurso políticos, y en la opinión pública. Y así evitar malentendidos cuando hablamos de “multiculturalismo”.