Monday, July 8, 2013

Algunos errores que el periodista debe evitar al hablar de inmigración


Artículo en El Pais
"Los Vascos perciben el doble de inmigrantes de los que hay"
 9 Julio 2013
Desiree Ketabchi (@dketabchi) del European Journalism Centre (EJC) ha escrito en su artículo:"How journalism can rid migration of its sour reputation" (Cómo el  periodismo puede despojar la inmigración de su amarga reputación) algunos de los errores comunes y buenas prácticas cuando se habla de inmigración en periodismo.


Este tema es una preocupación latente desde hace varios años, en el 2011 el Centro Knight para el Periodismo en las Américas marcaba ya algunas pautas durante el Foro de Austin de Periodismo en las Américas para la cobertura de las migraciones poniendo de manifiesto la importancia de la protección de la integridad humana, y recientemente, la UNAOC y Global Editors Network celebraron en París un encuentro para combatir la proliferación del racismo generado por los medios en su cobertura de la inmigración.


En España, la asociación CIC trabaja por mejorar la visión que se da desde los medios de comunicación de la inmigración y las minorías étnicas que viven es España. Según esta asociación, actualmente lo "que vende" es hacer reportajes sobre el retorno de los inmigrantes a sus países de origen. Pero la generalización de esta tendencia por motivos editoriales nos podría estar alejando de los hechos reales.

A continuación citaré algunos otros errores presentes globalmente recogidos del artículo de Ketabchi.


1) Utilización equivocada de palabras o mal uso de las palabras


RT (30 julio 2013)

En este artículo de RT (Londres revela su cara más multicultural: Los inmigrantes ya son mayoría) describen casi de forma alarmante el crecimiento del número de inmigrantes en Londres, en su mayoría "ilegales". En el caso de las cuestiones migratorias, el mal uso de las palabras puede dar lugar a la percepción negativa de los migrantes. Por ejemplo, el término "ilegal" es muy a menudo usado para describir a los inmigrantes indocumentados. Esta palabra connotada negativamente criminaliza y margina a los migrantes. The Associated Press prohibió hace poco la expresión "inmigrante ilegal". En este artículo, puedes encontrar más detalles sobre esta decisión, que recuerda que la inmigración puede ser "ilegal" pero no el inmigrante.

Cecilia Malmström, Comisaria de Asuntos de Interior en la Comisión Europea, mostraba en su cuenta twitter poco después su voluntad de tomar ejemplo de esta medida a nivel europeo:

2) Representaciones negativas

El economista (26 Noviembre 2012)

La mayoría de las historias que involucran los migrantes en los medios de comunicación son los casos de delitos o tragedias. Muy rara vez, son ejemplos de una inserción exitosa en la sociedad retratada. No hace falta decir que los migrantes no se benefician de esta publicidad negativa y que crea una sensación de marginación.

Con la crisis en España, en cambio, han habido en estos últimos meses cabida a las historias de emprendedores inmigrantes, ya que según los últimos datos publicados por la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), y como así se menciona en un artículo de la plataforma "En realidad no tienen gracia" de la Cruz Roja Española, el único colectivo de autónomos que crece en España es el de las personas inmigrantes.  Sin mencionar todos los beneficios y modelos de éxito que representa la multiculturalidad y adaptabilidad de algunos inmigrantes en el mundo empresarial.

Por su parte, Jean-Philippe Chauzym (@jpchauzym) director de comunicaciones del UN World Food Programme destacó en el congreso sobre cobertura de las migraciones de la UNAOC que "la percepción de la inmigración cambiará cuando los medios empiecen a contar otras historias sobre emigración y no sólo aquellas de personas que mueren".


3) Criminalización


Desde siempre y en muchas culturas y sociedades se tiende a pensar que "el extranjero" o el que no se conoce es el responsables de los delitos.
Actualmente, esta percepción podría en parte reforzarse con el hecho de que a menudo los periodistas subrayan la nacionalidad de los delincuentes cuando se trata de migrantes.

ABC.es (29 Julio 2013)

4) Datos y cifras


Hechos y cifras deben ser utilizados tanto como sea posible, ya que permiten describir acontecimientos y les dan veracidad. Por ejemplo, según el Informe Mundial de las Migraciones 2011 "Comunicar eficazmente sobre la migración", publicado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la gente piensa que los flujos migratorios son mucho más importantes de lo que realmente son. 

El artículo del país Artículo en El Pais "Los Vascos perciben el doble de inmigrantes de los que hay", describe este fenómeno basandose en el Barómetro 2012 elaborado por el Observatorio Vasco de Inmigración-Ikuspegi, que refleja como los vecinos del País Vasco, sitúan en un 15,9 % el número de personas extranjeras frente al 6,9 % que están empadronados. Según el estudio, esta percepción podría explicarse por la crisis y la radicalización de posturas.

5) Historias humanas


Peru 21 (28 de julio 2013)
Los lectores van a simpatizar más con una historia sobre jóvenes Khaled huyendo de la guerra en Siria, en lugar de hacerlo con una historia sobre cientos de migrantes que perdieron sus vidas al cruzar la frontera, o sobre el número de refugiados sirios que llegan a un millón. Los nombres y las experiencias de la vida crea una viva historia y capturan la atención del lector. Entrevistas llevando a cabo experiencias personales no son muy comunes. Según la OIM, las organizaciones de la sociedad civil deberían alentar a los migrantes a utilizar los medios de comunicación para hacer oír su voz.
Mientras que algunas noticias ya no causan más impacto en el lector, como el de las riesgosas inmigraciones en barca cruzando el mediterráneo (que no cesan a pesar de que escuchemos menos de ellas); los testimonios positivos, de migrantes realizando acciones normales, emprendedoras y positivas, son menos frecuentes.

El Tiempo Latino. com (29 de julio 2013)

¿Es la inmmigración un tema que se toma en serio en las redacciones?


La cantidad de espacio que ocupa la migración en los debates públicos  suele variar de acuerdo a la agenda política. 
En Italia o Francia durante los períodos de crisis o elecciones, el tema de la migración se presenta a menudo para distraer a la opinión pública contra el desempleo y los recortes presupuestarios, y para echar la culpa a los extranjeros y no en el gobierno en su lugar. 

Según un estudio realizado por Caritas en Italia, "los extranjeros se convirtieron en el chivo expiatorio de la incertidumbre italiana típica de una fase de fuertes cambios culturales y la crisis económica".
En Francia el tema salió también a flote durante las últimas elecciones, mientras que en España se caracterizó por un silencio sospechoso, posiblemente debido a que muchos inmigrantes han sido nacionalizados en los últimos años y sus votos podrían representar una inclinación de balanza importante.

En todo caso, la influencia de los medios de comunicación es decisiva en el proceso de construcción de la imagen de la inmigración o , mejor dicho, de la des-construcción de una imagen generalizada. Además, esta influencia podría tener más impacto que la que pueden tener las campañas contra la xenofobia y el racismo de algunas ONGs, ya que no tocan a tantos sectores de la audiencia como podrían tocar los medios de comunicación.

Ante todas estas reflexiones, y como se señaló en el congreso en Paris de la UNAOC, una solución de base sería que los medios "auditen sus propias coberturas y que los editores fomenten la profesionalización de los periodistas que se dediquen a estos asuntos".