Tuesday, December 4, 2012

El lado humano del Big Data: algunos casos de cómo este nuevo fenómeno puede afectar nuestras vidas



Rick Smolan cuenta en un vídeo para Big Think cómo al día de hoy se pueden desarrollar patrones y una nueva comprensión de los datos y cómo éstos nos pueden afectar. Algunos casos han sido recogidos en el libro "The human face of Big Data" (El lado humano del Big Data).
Este proyecto entiende el Big Data como un sistema nervioso planetario que tendrá mayor impacto en nosotros que Internet.

www.humanfaceofbigdata.com
"Nuestro objetivo es ayudar a las personas a entender mejor, visualizar y navegar por el territorio salvaje e inexplorado del Big Data", explica Rick Smolan en la plataforma del proyecto. 

Además del libro se ha desarrollado una aplicación interactiva para iPad para acompañar a los lectores en un viaje de descubrimiento sobre un tema que va a transformar por completo el mundo que heredarán nuestros hijos. 

Esta revolución está permitiendo a la humanidad sentir, medir, comprender y evaluar el impacto de una forma sin precedentes, por eso este proyecto nos adentra en una toma de consciencia de las posibilidades actuales y futuras del Big Data.

Según algunos algoritmos si escuchas música rap, tienes menos posibilidades de obtener un crédito del banco : algunos ejemplos de aplicación del Big Data


Smolan nos adelanta algunos ejemplos, como el caso de una compañía de tarjetas de crédito que admitió que en realidad estaban buscando a los perfiles de la gente de Facebook y que las personas que escuchan música rap se les otorgaba una puntuación de calificación crediticia inferior porque de alguna manera, estadísticamente, la gente que escucha música rap tenían más riesgo de crédito. Para Smolan, el hecho de que existen algoritmos y programas por ahí que están tomando decisiones acerca de nuestras capacidades para obtener crédito, puede ser peligroso o aterrador para la humanidad.

Hay una historia en el libro acerca de un señor que tiene un marcapasos, es un marcapasos inalámbrico, así que a lo largo de su día los datos de su corazón se transmiten a su doctor. El paciente se puso en contacto con el fabricador diciendo: "¿Puedo obtener una copia de los últimos seis meses de datos de mi corazón?". El fabricante le respondió que su historial de navegación no podía ser entregada al paciente y que sería vendida al mejor anunciante. Para Smolan este tipo de datos son muy valiosos pero sin embargo, nosotros mismos, que fabricamos esos datos no estamos teniendo la capacidad  de decidir acerca de los datos que retenemos, y lo que no.

Interesante cuestión que se une al debate de la propiedad de nuestros datos en las redes sociales, o en nuestra mensajería o en nuestras búsquedas en Internet.